Letra y vida 2019 - AAVV

Letra y vida 2019 Antología del taller Literario

Imán, Elva; Petruzzi, Beatriz; Gioacchini, Claudia; Saleh, Carime;  Pansa, Teresa; Ostellino, Miriam; Alberto, Gladys; Cristino, Nelly; González, Inés; Colaso, Carolina; Miranda, Flavia; Rosso, Carlos; Turina, María E. 

 

Prólogo

Hay libros que no necesitan ser prologados porque la escritura de la pieza literaria habla por sí mismo. No es éste el caso. Aquí no se puede dejar de resaltar el enorme salto de calidad que los alumnos han dado entre la Antología de 2017 y la que hoy ponemos a consideración de la comunidad.
Los escritores protagonistas no son los mismos. Hay quienes dejaron el taller por razones personales y hay otro grupo de los nuevos, pero no por ello menos entusiastas. No soy yo quien debe juzgar los trabajos; cada libro tiene un lector decimos los que estamos en esto y es así. Sólo me cabe pedirles que valoren los logros de estos noveles escritores que aprendieron a escribir ficción, aprendieron a hacer diálogos de personajes y aprendieron a salirse de ellos mismos para contar historias que, por supuesto, tienen un poco de cada uno de ellos. 
Independientemente de la valoración que ustedes hagan quiero que sepan de mi profundo sentimiento de orgullo y gratitud para con cada uno de “mis” escritores.
Un párrafo aparte merece la disposición que para con nosotros han tenido para con el taller Letra y Vida el personal de la Municipalidad, de la biblioteca Municipal y de todas las autoridades, desde el señor intendente Municipal hasta el señor Secretario de Cultura.

Miguel Ángel Pascual Chialvo
Justiniano Posse, marzo de 2019

 

La Felicidad
Miriam Ostellino

Ayer me preguntaron qué es la felicidad y estuve cavilando largo rato. Y saqué como conclusión que la felicidad la tenemos que saber llevar. No es algo que se pueda comprar y la existencia que cada uno elige como vivir varía según el espíritu que cada uno tenga. Si eres una persona complicada y buscas siempre el lado pesimista de las cosas, es seguro que va a ser muy difícil que puedas ser feliz. Pero si miras la vida como te toca vivirla, y te conformas con lo que tienes y no siempre pensando en lo que no puedes tener, claro que se te va a costar. Siempre recuerdo a mi tía Clara cuando le decía a su hijo. “Tenés que estudiar para ser feliz.” “Tenés que recibirte para ser feliz.” “Tenés que comprarte un auto para ser feliz, luego comprarte una casa y formar una familia para ser feliz.” Y mi abuelo, que estaba escuchando, le dijo: “Estás muy equivocada, hija. Nunca hay que poner el carro adelante y el caballo detrás. Siempre tenés que poner el caballo de la felicidad adelante del carro de la abundancia. ¡Y así siempre serás feliz!” 

Dorotea
Miriam Ostellino

Me llamo Dorotea, soy médica, dedico toda mi vida a esta profesión, soy feliz en hacerlo y atiendo a toda la gente, sin distinciones de nivel y si no tienen dinero les atiendo igual. 
Un día decidí irme de viaje, pero cometí un grave error: no le avisé a nadie. Cuando llegué a esa gran ciudad me di cuenta de que podría al menos avisarle a María, mi vecina que tanto se preocupa por mí; fue entonces que decidí enviarle una carta: “María, perdóneme que no avisé a nadie, estoy muy lejos, y viajé porque tengo un sueño: ser madre. Cuando cumplí 15 años tuvieron que sacarme el útero para salvar mi vida. Estoy en Ucrania porque quedé impactada de la cantidad de mujeres que aquí alquilan su vientre por necesidad. Mujeres que tienen familia formada, siempre que tengan un hijo o más, les permiten ser madres subrogadas. María, transmítale a todos que esta es la única causa de mi brusca ausencia; estoy feliz haciendo los trámites correspondientes. Un abrazo, Dorotea.”
Ahora solamente me falta encontrar a la madre sustituta. Apenas me alojé en el hotel conocí a una chica, muy bonita, se llama Ana y trabaja aquí. Cuando le cuento mis deseos abrió los ojos, como asombrada. Tiene 24 años, un hijo y me dijo: ¡Es lo que yo quiero! ¡Ser madre sustituta! Así podría tener mi apartamento. Nos abrazamos y al día siguiente ya estábamos las dos en la Clínica. Ese mismo día firmamos el contrato. seguimos los trámites tal cual nos indicaron hasta que llegó el día del implante del embrión. Con Ana tuvimos suerte, se implantó al primer intento. Y así fueron pasando los meses, seguí en el mismo hotel. Cuando el bebé empezó a dar las primeras pataditas, Ana me buscaba para que yo apoyara la mano sobre su vientre. El tiempo pasó y un buen día nació una niña. ¡Qué emocionante fue presenciar el parto! Al día siguiente ya me entregaron a mi beba. Lo único que Ana me pidió es que le pusiera su nombre y así lo hice. Después de los trámites de rigor, nos despedimos y fue un momento muy duro, pero ella sabía que tenía que ser así. Por precaución me fui a otro hotel donde estuve dos meses más, hasta que Anita estuviese más fuerte. Tampoco esta vez avisé a nadie de mi regreso. ¡Qué emoción fue entrar a mi casa con el sueño cumplido de toda mi vida: ser mamá! 

 

 

Letra y vida 2019: antología del taller literario / Elva Imán ... [et al.]; prólogo de Miguel Ángel Pascual Chialvo. -1a ed.- Villa María: El Mensú Ediciones, 2019. 126 p. ; 22 x 15 cm.

ISBN 978-987-4189-79-0

1. Narrativa Argentina Contemporánea. 2. Poesía Argentina Contemporánea. I. Imán, Elva II. Chialvo, Miguel Ángel Pascual, prolog. 
CDD A863